Episodio 40 – Saturnalia y Navidad

— “Algunos romanos ya estaban podridos de oír “Io, Saturnalia” – sobre todo cuando los romanos ya estaban totalmente borrachos.”

Un breve vistazo de Saturnalia y Navidad, y un análisis de la guerra que hizo que Saturnalia se convirtiese en la celebración más elocuente del calendario romano.

Transcripción Parcial del Episodio

Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 40 — Saturnalia y Navidad.

Desde que humanos abandonaron las tierras cálidas de Africa — entre 200 mil años y 50 mil años atrás, uno de sus mayores enemigos fue el invierno.

En invierno, comida desaparece.

El frío viene acompañado por enfermedades y muerte.

Los días se hacen más cortos.

Animales perecen, y la gran mayoría de los árboles pierden el color de la vida.

Desde antes de que los humanos comenzaron a festejar el punto medio de esa estación de angustia y escasez, es decir, el solsticio del invierno, civilizaciones siempre trataron de crear celebraciones alrededor de ese día, y esa noche, la noche más larga del año.

Y es así, como hoy vamos a hablar un poco de dos de las festividades que se sitúan alrededor del solsticio de invierno.

Saturnalia y Navidad.

[…]

Saturnalia sufrió una reforma importante en 217 AC, después de la batalla del lago Trasimeno, cuando los romanos sufrieron una de sus derrotas más aplastantes por Cartago durante la Segunda Guerra Púnica.

Hasta ese momento, habían celebrado las festividades según la costumbre romana, pero después de una consulta de los Libros Sibilinos se adoptaron “ritos griegos” para las festividades, introduciendo sacrificios llevados a cabo de manera griega, el banquete público, y los continuos gritos de “Io, Saturnalia” que se volvieron característicos de la celebración.

Catón el Viejo, que vivió entre los años 234 y 149 AC, recordó una época antes de que los tal llamados “elementos griegos” se hubieran añadido, y es gracias a él que sabemos que antes del año 217 AC, esas festividades no eran ni tan populares, ni tan omnipresentes en Roma.

Después de eso, sí.

[…]

Episodio 16 – La batalla del Lago Regilo

La hazaña de Cloelia. La despedida de Lars Porsena. La amenaza del lago Regilo. Una amenaza tan seria que Roma instala un dictador para poder sobrevivir sus años de infancia institucional.

Transcripción Parcial del Episodio

Hola, les habla Abel desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 16 — La batalla del Lago Regilo.

La semana pasada estábamos con el asedio de Roma, y como Mucio le dio un susto al rey Porsena, diciéndole que lo iban a matar, tarde o temprano. En vez de quemarlo vivo, Porsena lo dejó en libertad.

Dos horas después, apenas el sol salió, una delegación de etruscos marchaba hacia Roma, bandera estándar en alto, significando paz. Iban a pie, y mantenían un paso continuo. La firma de paz tuvo lugar una hora más tarde.

[…]

Sería un tanto inocente pensar que en aquellos tiempos un tratado de paz se firmaba al igual que hoy, entre digamos, dos naciones.

Si bien paz es paz, y el resultado es el mismo, hubo cosas que eran iguales a como las cosas se hacen hoy en dia, y hubo cosas que eran muy diferentes en aquellos tiempos.

Y el mejor ejemplo de estas diferencias eran rehenes.

Vidas humanas.

Cuando los etruscos ofrecieron hacer paz con Roma, y repito, esto es totalmente de acuerdo a los que historiadores romanos escribieron, no lo que la historia sugiere que realmente pasó, los Senadores y los enviados especiales se reunieron en el Senado romano.

Demás está decir que las noticias de la inminente firma de paz debió haber correr por las calles de Roma más rápido que un fuego de campo seco, con un viento pampero de espalda.

El tratado fue fácil, y la única digamos, difícil condición fue—según los cuentos romanos, que rehenes de ambos géneros fuesen entregados al rey Porsena. Los romanos no pensaron ni un minuto en eso, y de inmediato le entregaron a Porsena un número de jóvenes varones y mujeres, las cuales por tradición debían ser vírgenes, como rehenes por la paz.

Entre los rehenes tambien se encontraba una muchacha Valeria, hija del mismísimo cónsul Publio Valerio Publícola, quien, junto a Marco Horacio Pulvilo, firmo el tratado de paz, y le dio el sello de su anillo, hundido en cera de color purpura, como se hacía en aquel entonces.

En cuanto a la niña Valeria, Porsena le prometió personalmente a Publio Valerio que la cuidará muy bien, en contra de lo que los Tarquinios pudiesen hacerle.

Mientras firmaban ese tratado, los etruscos notaron que Publícola fue herido en la batalla unos días antes, pero las heridas no fueron fatales.

Publio hasta fue capaz de ganar en otra batalla en contra de los Sabinos en el año 506, y otra vez en el año 504 AC.

Como premio, Roma le otorgo una casa en el monte Palatino, de por vida.

Sabemos que en el año 503 AC, Publícola falleció.

Publio Valerio Publícola murió en Roma a una edad no establecida, en relativa pobreza, pero amado por su gente.

El enterramiento de Publícola fue pagado por la ciudad de Roma, ya que su familia no poseía los medios, financieramente hablando. Su cuerpo fue puesto en aquel mismo promontorio a lado del lugar donde el pueblo un dia había sospechado que Publio se quería hacer rey de Roma.

Roma le ofreció luto oficial por un año entero, tal como lo hicieron por Junio Bruto.

Bien. La gente va y viene, y Roma continúa.

Debe continuar, así que nosotros continuamos tambien.

The show goes on.

Mientras el campamento se levantaba y mientras las tropas de Porsena se dividieron en dos frentes, una retornando a Clusium, y la otra enfrentándose a la ciudad latina de Aricia, una joven romana llamada Cloelia decidió que ella no quería vivir la vida rodeada de etruscos, y se escapó.

Se escapó a caballo.

[…]

Enlaces

Página de mapas e imágenes

Página de nombres propios de lugares y personas (en castellano, ingles, y chino)

Palabra de la Semana


Volver a Lista de Episodios