Episodio 36 – Bajo la Sombra del Vesubio

— Por haber pensado que el enemigo envió a sus triarios muy temprano, los latinos terminaron enviando a los suyos muy temprano.

Los romanos contra los latinos. Una batalla que se llevó a cabo en las colinas del volcán Vesubio, en Campania. Una batalla que se llevó a nuestro conocido Decio Mus – si, ese que se había ganado la corona gramínea años atrás.

Transcripción Parcial del Episodio

Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 36 — Bajo la Sombra del Vesubio.

— “¡Serpiente!”

— “¡Tú eres la serpiente!”

— “¡Cobarde!”

— “Te enseñaré quién es el cobarde aquí!”

— “A que no te animas!”

Cuando Decio quiso dar un paso hacia adelante, corazón latiendo como un tambor, chocó contra el piso de tierra seca bajo su cama. Dolorido y gritando un insulto, el Cónsul despertó de su sueño.

En ese sueño, el volcán mismo le hablaba a Decio, expulsando miles de serpientes de fuego, y amenazando al ejército romano.

— “Uno de los dos morirá antes de la puesta del sol,” eran las palabras del volcán que aun bailaban en la cabeza de Decio, cuando éste le contó el sueño a Manlio Torcuato.

Normalmente, Torcuato siempre prestaba profunda atención a los sueños de su co-comandante, porque eso era algo que los romanos tomaban muy en serio.

Pero esta vez, Torcuato, no respondía.

Boquiabierto, y mirando a Decio en terror, a Torcuato no le salían palabras.

— “Qué te pasa,” preguntó Decio. “Un volcán escupiendo serpientes no es algo demasiado fuera do lo común, en un sueño…”

— “Decio. Yo también soñé que el volcán me llamó cobarde!”

— “¿Cómo?”

— “Te pregunto. El volcán te dijo que uno de los dos… uno de nosotros…”

— “Por Jupiter, y por Marte, y todos los dioses del inframundo” exclamó Decio, arrojando su copa al piso. Ya no tenía apetito.

Resulta que ambos — Manlio Torcuato y Decio Mus, tuvieron el mismo sueño, esa noche.

[…]

Apenas las trompetas sonaron, y como era costumbre en la legión romana, los adivinos arrojaron comida a las gallinas sagradas, y éstas confirmaron lo que todo el mundo temía. Un flanco romano entero, y uno de los Cónsules de Roma terminarán luchando en el inframundo.

[…]

Episodio 33 – Latinos y Romanos

— Los Galos nunca dejaron de ser un pensamiento en el fondo del cerebro colectivo romano.

Latinos y Romanos hablaban el mismo idioma y veneraban a los mismos dioses. Pero después de la Primera Guerra Samnita, los Latinos sintieron que eran más fuertes que Roma. Y empezaron a crear planes, junto a los Campanios.

Transcripción Parcial del Episodio

Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 33 — Latinos y Romanos.

Noticias no llegaban a Roma—o a cualquier otra ciudad, como lo hacen hoy en día.

Noticias viajaban con viajeros de aquellos tiempos, y los viajeros más conocidos tradicionalmente eran mercaderes, soldados, y prisioneros de guerra.

Y me animo a decir que era precisamente en ese orden.

Y como ahora estamos entrando a una época pivotal en la historia de Grecia, Persia, y Macedonia, vamos a poner a uno de nuestros empleados a residir en el puerto romano de Ostia. Le alquilaremos un cuarto en uno de los edificios de la calle central de Ostia, la que sale de la ciudad para convertirse en una vía romana, típicamente marcada a cada milla romana con una piedra que denotaba la distancia de Roma.

Bueno—ese empleado vivirá en Ostia por un tiempo, y él tiene una función muy claramente definida—recibir noticias desde afuera.

Cada mañana bajará de su cuarto en el tercer piso—el peor, y se dirigirá a los muelles, donde comerá un desayuno de pan untado en aceite de oliva, con un estofado caliente de legumbres y col. En invierno, ese estofado tambien podrá tener carne, y en verano será más pan y menos estofado.

[…]

Mientras Corvo era el futuro de Roma, Quincio era el pasado, y ambos gigantes se respetaban y admiraban mutuamente.

A medida que los dos héroes se aproximaban, las tropas de ambos lados permanecían quietas en el fondo del paisaje, creando una imagen que yo creo que, ni Corvo ni Quincio fallaron en registrar en sus mentes.

Cuando estaban a distancia de sonido, Corvo inició el diálogo.

— “¡Salute, Quincio! ¿Cómo es que te encuentro al frente de soldados que son míos, me obedecen a mí, y fueron enlistados por mí, a servir a Roma. Y también, ¿cómo es que marchan en contra de Roma, siendo que yo les enseñé a marchar en contra de los enemigos de Roma?

— “¡Salute, Corvo! Ambos sabemos que tu ya sabes las repuestas a tus dos preguntas, pero te daré dos detalles que tal vez no sepas. Estos soldados aquí, están muriéndose de hambre, y les va peor a sus esposas y niños, en Roma. Por otro lado, la Lex Licinia está siendo muy, muy injusta con ellos. Ninguno de estos plebeyos tiene si quiera dos yugadas, y tú y yo sabemos que una familia no puede vivir con eso.”

Corvo permaneció calmo. Quincio tenía razón.

[…]