Episodio 9 – Asesinado por su propia Hija

— Creaba monumentos de sí mismo por toda Roma, usando el dinero de los ricos y el sudor de los pobres.

Ni murallas, ni censos, ni cambios en el ejército romano pudieron salvar al sexto rey romano Servio Tulio. Al final, su hija Tulia lo mató, por la más común de las razones, y con el más incomún de los acómplices.

Transcripción Parcial del Episodio

Hola, les habla Abel desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 9 — Asesinado por su propia hija.

Después de la muerte de Tarquinio, Servio Tulio actuó en su nombre por un largo tiempo. Servio no tenía apuro. A veces hasta fingía tener que consultar con el rey sobre decisiones importantes, tales como resoluciones en el Senado o veredictos en el juzgado.

De acuerdo con las listas de eventos grabados en las fasti romanas, Servio Tulio venció a los etruscos en tres batallas.

Las fasti, que se escribe como f–a–s–t–i, simplemente eran escrituras que el Senado y otras oficinas públicas ponían en el foro romano. De esa manera los ciudadanos tenian informaciones de lo que andaba pasando en la ciudad.

Muchas veces, las fasti nos permiten trazar fechas y alinearlas con anécdotas u obras de literatura, tales como los libros de Tito Livio.

Es así que sabemos que el 25 de Noviembre del año 571 AC, Servio Tulio tuvo una marcha triunfal por Roma.

Tuvo otra marcha triunfal el dia 25 de Mayo del año 567 AC.

La fecha de la tercera marcha no es legible en las fasti, pero suponemos que fue después, y no antes, de la segunda fecha.

Esto comprueba que Servio Tulio era un excelente comandante en el campo de batalla. Según la historia, después de la primera de esas batallas, Servio Tulio ya no necesitaba fingir que representaba al rey. Él ya no iba a la guerra en lugar del rey.

La población aclamó a Servio Tulio como rey, y como tal, Servio Tulio no tuvo ni mover un dedo para ser ratificado por el Senado. Esta fue la primera vez que el Senado ni siquiera votó por el monarca. El senado simplemente aprobó la voluntad del pueblo.

Servio Tulio creó varias reformas de importancia durante su reino, y tambien hizo un censo general de la ciudad y sus alrededores. El censo lo hizo en los campos al oeste de la ciudad, en un lugar llamado El Campo de Marte. Durante días designados, familias enteras acudían al campo de Marte. Funcionarios del Senado y de la recientemente creada Comita Centuriata anotaban los nombres y edades de los miembros de familia. Anotaban sus lugares en la jerarquía romana. El clan al cual pertenecían. Cuanto poseían en bienes raíces, esclavos, ganado, y en dinero. Tambien anotaban cuanto podrían aportar en el caso inevitable de guerra, la cual aparecía en Roma cada dos por tres.

Si se acuerda de nuestros episodios dos y tres, Rómulo divido a la población de Roma en 30 clanes. A esos clanes les dió nombres de aquellas mujeres sabinas. La gente que nació de aquellos clanes era ahora la gran minoría en la ciudad.

Y por lo tanto, Servio Tulio dividió la población en clanes nuevos, ya no 30, sino 200.

[…]

Para ver la transcripción completa, visite este enlace en mi página de Patreon.

Episodio 8 – Tarquinio el Viejo

— Lucio Tarquinio Prisco, llamado Tarquinio el Viejo,  falleció en el año 578 AC, después de un reino de 38 años y a una edad no corroborada. La gente de Roma no supo de su muerte por un largo tiempo.

Hijo de un refugiado. Conocedor de las matemáticas y de filosofía. Educado en Grecia. Despilfarrador y gran urbanista. Guerrero y diplomático. Tarquinio “el Viejo” fue de todo. Y hasta fue el primer rey de la dinastía Tarquinia de Roma.

Transcripción Parcial del Episodio

Hola, les habla Abel desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 8 — Tarquinio el Viejo.

Después de la muerte de Anco Marcio, y habiéndose asegurado que el voto de los senadores iría en favor de Tarquinio, el nuevo rey inmediatamente subió el número de senadores romanos.

Puso 100 senadores nuevos en sus puestos, y en la gran mayoría esa gente venía de familias de la clase media, quienes le habían sido útiles a Tarquinio, en su ascendencia al trono.

Ahora el senado tenía 300 senadores, y aquí quiero añadir que uno de los senadores nuevos fue un hombre de apellido Octavio.

De ese hombre provendría—unos 500 años más tarde, el primer emperador de Roma.

Según el escritor y cronista Flavio Eutropio del siglo 4 de nuestra era, Tarquinio fue el primer rey de Roma verdaderamente educado, y tambien fue el primer rey que utilizó intrigas en los palacios de gobierno para provechos personales.

De hecho, hasta aquel entonces, la sucesión del trono en Roma no era basada en herencia. Pero con todas las donaciones y demás generosidades de Tarquinio, los senadores apoyaron al rey en cualquiera de sus decisiones.

Tanto le obedecía el senado a Tarquinio,  que la gente en la ciudad empezó a murmurar que el verdadero trabajo de los senadores ya no era escribir leyes nuevas, sino simplemente darle el sello de aprobación al rey.

Bueno. Si Tarquinio hubiese sido un mal rey, eso hubiera sido un problema enorme para Roma.

Pero Tarquinio fue un rey de conciencia y muchas habilidades, tanto como administrador, como en el campo de batalla.

Esto lo demostró en consecutivas victorias en contra de aquellos latinos y aquellos sabinos que no habían sido trasladados a Roma, y quienes todavía no se podían olvidar de aquel episodio del rapto de sus mujeres.

Tarquinio los venció con facilidad, y al cabo de una batalla de mayor importancia, el rey decidió organizar una marcha de triunfo en Roma.

Según las crónicas, el dia 13 de Setiembre del año 585 AC, las tropas de Tarquinio entraron a la ciudad de Roma, detrás del rey mismo, quien iba en un carruaje de oro, tirado por cuatro caballos.

El rey mismo llevaba una túnica bordada en oro, y decorada con hojas de palmas. Detrás de las legiones, los prisioneros en cadenas y el botín de guerra fueron paseados ante los ojos de los ciudadanos, tal como ellos jamás lo habrían visto anteriormente.

Tarquinio se dió cuenta que Roma necesitaba de un lugar donde organizar ese tipo de acontecimientos en el futuro.

De esta manera el rey ordenó la construcción de un hipódromo entre las colinas del Palatino y del Aventino.

[…]

Para ver la transcripción completa, visite este enlace en mi página de Patreon.