Episodio 67 – La Captura de Brundisium

— Brundisium fue la ciudad, donde el famoso poeta Virgilio murió, al cabo de un viaje de regreso, desde Grecia.

La caída de la última ciudad en el sur de Italia. Toda Roma, ahora, se prepara para el paso siguiente: Sicilia.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 67 — La Captura de Brundisium.

A veces nos toca que un Episodio de El Estado de la Unión viene seguido por un Episodio de Biografías, y eso hace, que el hilo de nuestro cuento viene un tanto interrumpido — no por un Episodio, sino por dos.

Este fue el caso de nuestros episodios 65 y 66, pero — las buenas noticias de eso, es que ahora tenemos, por lo menos, 11 episodios seguidos, de nuestro Cuento — El Cuento de Roma, antes de que nos toque otro Estado de la Unión.

Así que, sin demoras, vamos al 23 de Enero del año 266 AC. En Roma – una marcha triunfal.

Esa marcha de debía a la captura de Brundisium, el año anterior. Con eso, la conquista de Calabria y de Mesapia, estaban completas.

Esta marcha triunfal era en honor a DOS HOMBRES que — pues, hicieron esa captura.

Eran los Cónsules de Roma, del año anterior. Estoy hablando de Marco Atilio Régulo, y Lucio Julio Libón.

Vamos a tener una palabrita de ellos — Marco Atilio Régulo y Lucio Julio Libón, en unos minutos, pero en este momento, hay algo mas importante, y se trata de la marcha misma.

Explico.

A diferencia de otras marchas triunfales, esta marcha fue considerablemente mas pequeña, mas tenue, y traía muy pocos esclavos en remolque — comparado con otros triunfos romanos. Y eso se debía a tres factores.

[…]

Y como una nota de al lado, Brundisium siempre estuvo en el epicentro de los eventos de Roma. Ahí era donde la Vía Apia terminaba, y dos columnas fueron erigidas en el punto donde La Via Apia se conectaba con la plaza central de la ciudad.

Mas tarde, la Vía Trajana tambien llegará a Brundisium. Y más tarde aun, una de esas columnas será llevada — entera, a otra localidad, a unos kilómetros de Brundisium.

Brundisium se convertirá muy pronto, en el principal puerto de embarque, hacia el este, reemplazando a Tarento para siempre.

Y eso era — en parte, porque su bahía natural era tan buena, que — según Tito Livio, naves podían entrar y salir del puerto, con un mismo viento.

Y como último — Brundisium fue la ciudad, donde el famoso poeta Virgilio murió, al cabo de un viaje de regreso, desde Grecia. Fue en el año 19 AC.

[…]

Episodio 66 – Dión Casio y Quinto Fabio Píctor

— Vemos que Tito Livio fue uno de los pocos historiadores que nunca tomaron parte en la política de Roma.

Un análisis de dos historiadores muy diferentes, separados por cinco siglos de historia: Dión Casio y Quinto Fabio Píctor.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 66 – Dion Casio y Quinto Fabio Píctor.

— “Melía!”

Sentado en su enorme silla cubierta con una piel de cordero, el viejo Dion Casio llamó a su esclava.

Los cuatro pies de la silla, llevaban adornos de insectos fosilizados, atrapados en gruesas gotas de ámbar solidificado, cuidadosamente unidos a la madera de la silla misma. Color de miel.

Al momento, Melía apareció por el marco de la puerta, y una sonrisa se dibujó en la cara del historiador.

— “Tráeme agua, Melía! Mis pies me están matando, otra vez!”

Un minuto mas tarde, el viejo esclavo Politorio y Melía traían una gran fuente de agua caliente, a los pies de Dión Casio.

Al lado del viejo, el libro 66 estaba abierto. Vespasiano. La muchacha alejó el libro suavemente, fuera del alcance del agua. Luego — de rodillas, Melía comenzó su usual tarea de aliviar el dolor de pies que ya agobiaba a su amo, por mas de los años que ella lo conocía. Politorio, muy convenientemente, se alejó de la habitación.

— “Melía. Dime otra vez. Eres Cristiana o no?”

La esclava subió su mirada, y sin una sonrisa, le dió un “no” con la cabeza.

— “Mi amo,” dijo suavemente, “para qué andaría buscando motivos, para enfadar a mi amo?”

Dión Casio no respondía. La belleza de la esclava le traía recuerdos de su propia esposa.

— “Tengo 16 años,” continuó Melía. “Y a veces soy muy estúpida. Pero sé muy bien, que llevar una cruz, no sería una cruz, para mí solamente.”

— “Yo no le haría daño a tu familia,” quiso decir el viejo. Sus pies — remojados en el agua, y masajeados por la muchacha, le devolvían energía.

— “Lo sé, amo,” respondió la muchacha. “Pero igual, no veo la parte práctica de ser una Cristiana. Los guardias que han llegado a la ciudad causarían problemas, y para qué?”

Eso era cierto. Miembros de la Guardia Pretoriana andaban por la ciudad.

[…]

Y mientras tantos historiadores, se basaron en los libros de Quinto Fabio Píctor, veamos muy brevemente a los dos historiadores en quienes él se basó.

Diocles de Perapeto, y Timeo de Tauromenio.

Así es — esos dos nombres nos pueden sonar un tanto nuevos, pero en realidad, aquellos que saben de historia, conocen a ambos personajes, con diferentes grados de profundidad, y diferentes grados de interés.

Por un lado, Timeo de Tauromenio fue muchas veces acusado de escribir demasiado acerca de detalles triviales, que no aportaban nada a la historia en sí. Fue odiado por algunos, pero — al fin y al cabo, si uno va a escribir, siempre va a haber gente que no lo van a apreciar mucho.

Como dicen en el campo — De gustos no hay nada escrito!

[…]

Episodio 65 – El Estado de la Unión – 268 AC

— Llega un momento, en que uno tiene que hacer un paso hacia atrás, y mirar lo que está haciendo.

El mundo alrededor de Roma, años antes de la llegada del imperio parto, el primer emperador de China, y de las inminentes guerras púnicas.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 65 — Estado de la Unión – 268 AC.

Estamos en nuestro quinto Episodio de El Estado de la Unión, y estamos a punto de zambullirnos en las aguas de las Guerras Púnicas.

Eso significa que esta vez vamos a ver mucho mas del tema de Cartago, la gente que vivía allí, la gente que gobernaba con Cartago, y cuales eran las mayores diferencias entre Cartago y Roma.

Y primero que nada, una pregunta — por qué esas guerras se llaman Púnicas? Por qué no se llaman las guerras de Cartago, o las guerras cartaginenses?

No sería más lógico?

Al final y al cabo, hemos tenido las Guerras Samnitas, las Guerras Pírricas, y las Guerras Latinas.

Y obviamente, las Guerras Samnitas eran contra los Samnitas.

Las Guerras Pírricas eran contra Pirro, y en un futuro — las Guerras Macedónicas serán contra Macedonia, y las Guerras Celtíberas serán contra los Celtas de Iberia.

Miren que lógico está eso!

Entonces, de dónde proviene la palabra Púnico o Púnica?

La respuesta a eso, y mucho más, entonces, cuando nuestra águila llegue a Cartago. Y esta vez, en nuestro vuelo alrededor del mundo de Roma, tambien tenemos que ver con mucha más amplitud dos regiones, a saber.

Partia y China.

Partia porque estamos muy cerca de presenciar el nacimiento del Imperio Parto, y China porque estamos muy cerca de presenciar la llegada al trono, del tal conocido Primer Emperador de China.

[…]

Ahora, Cartago era, casi en todos los sentidos, una potencia muy diferente de Roma.

Y las dos diferencias mas grandes eran

el tema de las clases sociales,

y el tema del ejército.

En Roma, el gobierno — y el poder, venía del Senado de Roma. Y la cúspide del Senado de Roma eran los Cónsules, elegidos anualmente.

[…]

Episodio 59 – El Sitio de Siracusa

— Y por hoy, por ahora, Roma y Cartago, se encuentran en la misma vereda.

Pirro de Epiro abandona Italia. Y por tres años, todos los frentes de batalla, lo siguen a Sicilia. Pirro libera Siracusa.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 59 — El Sitio de Siracusa.

El viento, tan omnipresente en Tarento, desapareció — y Pirro sentía el calor y la presión del aire, a pesar de que ya era de noche.

Reclinado en una hamaca, Pirro pensaba en Sicilia, y todo lo que sucedió en estos últimos dos meses.

La desastrosa victoria en Ásculo.

La pérdida de tres de sus mejores amigos, en esa misma batalla. Sobre todo, porque esos amigos tambien eran tres de los mejores oficiales que Pirro tenía.

En realidad, Pirro perdió mucho mas que tres de sus oficiales. Y reemplazarlos era imposible, porque su patria se encontraba en problemas con invasiones gálicas.

Así es — los Galos, otra vez. Bajo el comando de un tal Breno, galos avanzaron desde Europa Central hacia Macedonia, Grecia, y Asia Menor. Y no estoy hablando de aquel Breno que destruyó Roma, allá por el año 390 AC.

De este Breno — vamos a hablar en unos minutos.

[…]

Ahora, veamos la otra opción que se le presentó a Pirro, ese mismo día.

Según Plutarco, hombres de las ciudades de Agrigento, Siracusa, y Leontini, fueron a pedirle asistencia militar, en contra de los Cartaginenses, y para sacarse de encima otra plaga que había surgido en ese tiempo.

Los Mamertinos.

De ellos vamos a hablar en más detalle tambien, ya que nuestro Episodio 64 lleva ese nombre — Los Mamertinos, o hijos del dios Marte.

Y, según Plutarco, Pirro terminó eligiendo Sicilia, ya que la isla se encontraba mucho más cerca de su deseo secreto — convertirse en rey de Sicilia.

No nos olvidemos, que Agatocles — el tirano de Siracusa, era el padre de Lanassa, y que el hijo que ahora cabalgaba al lado de Pirro, era hijo de Lanassa. Tomar el trono de Sicilia, en nombre de Agatocles, era como un paso muy legítimo, para Pirro.

Ademas, Sicilia era como una tabla de salto, a toda África.

Por supuesto que eso no le gustó ni medio a los ciudadanos de Tarento, y ellos le pidieron que — o bien terminara su misión y su promesa — aquí en Italia, o bien, que deje la ciudad de Tarento, tal como la había encontrado.

Pirro se fue de Tarento, sin darles una respuesta oficial.

[…]

Episodio 54 – El Desastre de Arretium

— Ahí es donde nuestro viejo Manio Curio Dentato vuelve a entrar en la película.

Una pelea entre romanos y galos. Las batallas de Arretium y el Lago Vadimo. Pero esta vez, nos es muy difícil describir qué fue lo que realmente sucedió.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 54 — El Desastre de Arretium.

La gran pregunta de este Episodio de nuestro podcast es “por qué.”

No es qué, o dónde, o cuándo, sino por qué.

Porque al fin y al cabo, sabemos el qué.

Roma tuvo que enfrentarse a galos senones.

Tambien sabemos el dónde.

Al norte de Roma.

Y en cuanto al cuándo, historiadores pusieron la Batalla de Arretium entre los años 284 y 283 antes de Cristo, o sea que esa pregunta tambien está resuelta.

Y aquí viene el por qué.

Pero en este caso no me refiero al por qué de la batalla misma, eso sería un tanto infantil — gente pelea por recursos naturales, territorios, y cosas por el estilo, y sí — a veces gente pelea por el amor de una doncella.

Pero.

Yo aquí me refiero a… POR QUÉ el libro de Tito Livio, que describe esa batalla, se fue a perder?

Así es — ese libro se perdió, y ahí tenemos nuestra tarea — nuestro “homework,” como dicen estudiantes en las escuelas de habla inglesa.

[…]

Algunas versiones — seguramente ficticias, y basadas en un fuerte prejuicio en contra de tribus barbáricas, cuentan que cuando los embajadores llegaron a donde Britomaro iba a escuchar sus demandas, él simplemente ordenó a sus soldados a matarlos, uno por uno, después de haberles quitado toda la ropa.

Los enviados especiales fueron cortados en pequeños pedacitos, y arrojados por los campos alrededor del campo militar de Britomaro, para así convertirse en comida de aves de rapiña.

Britomaro se vestía con la ropa de esos enviados, por meses.

[…]

Episodio 50 – Feliz Cumpleaños

— Y ese país es Cuba.

Un Episodio diferente. Un cumpleaños. Dos saludos para mis oyentes, de mis dos hadas. Luego — el podcast en sí. Como lo hago. Por qué lo hago. El plan de El Cuento de Roma.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 50 — Feliz Cumpleaños.

Como este es un episodio muy, muy especial, aquí no hay un libreto, una guía, o un fichero en el cual basarme, así que este Episodio — y todos los episodios de Feliz Cumpleaños en el futuro, serán — pues… así.

Cada año — el primer episodio de Marzo, coincide con el cumpleaños de mi esposa Fiona — que es el dos de Marzo, y con el comienzo de mi trabajo en este podcast, que fue el mismo día — en el 2017.

Así es — si bien, de acuerdo a iTunes, el nacimiento de este podcast es el 21 de Abril, eso todo el mundo lo puede ver en el internet si se fijan la fecha de publicación de nuestro Episodio 1, el podcast en sí, lo empecé a escribir, ahí — durante la primera semana de Marzo.

Ah,  — y que dicho sea de paso, el 21 de Abril es el aniversario de la fundación de Roma, y claro — cuando me di cuenta de eso, pues, dije “Wow! Qué coincidencia!”

[…]

Yo tambien les agradezco a todos, y tambien les quiero dar una lista de los países donde El Cuento de Roma es mas escuchado — según estadísticas de IVOOX, iTunes y otros medios.

Entonces, desde el 21 de Abril del 2017, hasta esta semana aquí están nuestros TOP TEN.

UNO — En primer lugar, España, obviamente gracias a IVOOX, y a una serie de personas que voy a agradecer un poquito mas tarde.

DOS — En segundo lugar, los EEUU, con el 90% proviniendo desde California, Texas, y la ciudad donde viví casi la mitad de mi vida.

Por supuesto que estoy hablando de Miami.

TRES — Mexico en tercer puesto, en gran parte gracias a la estación de Radio La Calavera Podcast, y de — bueno, la cantidad de gente en Mexico. He visitado Mexico por barco, en por lo menos 20 ocasiones, y nunca me olvidaré de lugares tales como Acapulco, Puerto Vallarta, y — por supuesto, Cancún.

CUATRO — Colombia. Muchos oyentes, siendo que somos un sitio y un podcast tan chiquito, y mucha gente me ha mandado mensajes lindos desde Bogotá, Cartagena, y varias otras partes de Colombia.

CINCO — Argentina, en gran parte, porque ahí viví durante los años de mi educación secundaria, y ahí fue donde aprendí a hablar castellano.

Yo no hablaba ni una sola palabra de castellano, antes de la edad de 12 años.

Y mando saludos a los que me conocen en Buenos Aires, en Córdoba, en Salta, en Jujuy, en Mar del Plata, en Rio Negro, y tantos otros lugares. Conozco el país desde Jujuy y Misiones en le norte, hasta Chubut y Bariloche en el Sur, y solo me faltan Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Y — por supuesto, un saludo super, super, especial a mi querido pueblo de Monte Cristo, en la provincia de Córdoba.

Cuando emigramos a Monte Cristo, desde Alemania, ese pueblo apenas tenia unos 1500 habitantes, sin asfalto, sin semáforos, sin electricidad — excepto los martes y los jueves, dos horas por la tarde, para planchar la ropa, y con solo unos 20 automóviles. Lo demás, era todo sulky y a caballo.

Hoy en día, Monte Cristo es una ciudad — pequeña, pero ciudad, de probablemente mas de 12 mil personas. Patricios y plebeyos — todos incluidos, jajaja!

Y no podría cerrar el tema de Argentina, sin saludar a Kevin, mi hijo que vive en Córdoba, y que terminó siendo mas alto que yo, y mejor programador que yo. Diseñador no — yo dibujo muy bien, pero programador, seguro que ya por muchos años, me ha batido.

Ahora, si — SEIS — China. Aunque sea difícil de creer, hay montones y montones de hispanoparlantes aquí en China. Obviamente, la gran mayoría de mis oyentes en China le prestan más atención al otro podcast mío, en ingles, pero las estadísticas de El Cuento de Roma me han sorprendido muchas veces.

Bueno. SIETE — Alemania, y esto parece que se debe a que ahí tambien hay muchos españoles y Latinoamericanos.

Además, yo nací en Stuttgart, Alemania, y — claro, tengo amigos ahí que — bueno, me escuchan porque son amigos, y me ven en Facebook, y todo eso. Y también, mi hermano Daniel vive en Alemania.

OCHO — Perú. Muchos mensajes muy cariñosos he recibido de oyentes del Perú.

NUEVE — Chile. Tambien un montón de oyentes en Chile, y los números van subiendo.

Y EN EL DÉCIMO LUGAR — están ambos Uruguay y Venezuela, que se andan pisando los talones, y todas las mañanas, a la hora de mi primer café, una de las primeras cosas que hago, es chequear, quien va adelante hoy, entre Uruguay y Venezuela.

En menos de un año de producir este podcast, solo me queda un país de habla hispana, desde el cual no he registrado ni un solo oyente.

En serio, un solo país de América Latina nos falta.

Y ese país es Cuba.

Vamos, Cuba, que el atraso no puede seguir para siempre!

[…]

Episodio 30 – Las Montañas Samnitas

— Mientras Roma lo hacía todo a puño y a uñazos, Cartago le “vendía” el trabajo a otros, para ellos no ensuciarse los puños y las uñas.

Roma se enfrenta a los Samnitas cuando estos atacan a la ciudad de Capua. Introducimos a Marco Valerio Corvo, Aulo Cornelio Coso, y a Publio Decio Mus. También, Marcia visita Roma. 

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel, desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 30 — Las Montañas Samnitas.

El famoso poeta romano Virgilio a veces escribía tres oraciones en un día entero, y luego las borraba, no contento con su trabajo. Esto fue lo que un día escribió, en su obra llamada La Eneida.

Recuerda, Romano, que es para ti gobernar a las naciones. Esta será tu tarea, imponer los caminos de la paz, perdonar a los vencidos, y domar a los orgullosos de la guerra.

Estoy casi seguro que el día que escribió esto, no se sentía mal por lo que logró.

En los próximos cien años veremos como Roma se convertirá, de un centro regional, al poder indiscutido de la península Itálica.

Hace menos de 40 años, todo el mundo se unió a darle patadas a Roma, pensando que los Senones de Breno la dejaron moribunda.

Pero pronto, ninguna tribu el Italia le causará amenazas a los Romanos, y cuando lo vuelvan a hacer en unos 150 años, no será para desafiar el poder de Roma, si no para ser incluidos como ciudadanos de Roma.

Pero, por supuesto, aún no estamos allí, así que vamos paso a paso.

En esta época, Roma estaba preocupada con galos.

Y no estoy hablando de los galos Senones, si no de galos en general.

En la consciencia común de los Romanos, la idea de los galos se había metido muy profundamente, y cada vez que noticias surgían de galos andando perdidos por los Apeninos o por las llanuras de Italia Central, Roma nombraba a un dictador.

La preocupación por los galos fue tan importante en Roma que el Senado decidió enviar mensajeros especiales hacia las montañas al este de Roma, y ponerse en contacto con una de las tribus que vivía en esa zona.

Los Samnitas.

[…]

Episodio 18 – Las Doce Tablas

— Ningún ciudadano de clase plebeya podía casarse con un ciudadano de clase patricia.

Finalmente, las leyes se pueden leer, tocar y aprender de memoria. Y esto es exactamente lo que tanto analfabetos como abogados hacen en Roma. Se aprenden las doce tablas de leyes romanas.

Transcripción parcial del episodio


Hola, les habla Abel desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 18 — Las Doce Tablas.

La semana pasada vimos como la instalación de un nuevo cargo en la republica de Roma: el Tribuno plebeyo.

Tambien les recordé de un general romano, en mi opinión personal, un general cobarde, llamado Cayo Marcio Coriolano, y vamos a ver los que ese hombre hizo en el año 491 AC.

Pero primero vamos a ver el panorama general de Roma, ahora que Roma venció a los latinos, y ahora que supuestamente Roma no tenía que tener problemas, ya no más.

Bueno, si piensan así, se equivocan. ¡Los problemas de Roma están por empezar!

Como un cuadro muy general, Roma ahora estaba rodeada de tres enemigos.

Los etruscos al norte, con la ciudad de Veyes como su protagonista principal.

Los terribles volscos al sur, y los ecuos al este, donde empiezan las colinas.

La mayor diferencia entre los etruscos y los otros dos enemigos era que los etruscos formaban parte de una civilización propiamente dicha, tal como Roma.

En otras palabras, Roma sabía cómo pelearlos, y sabía cómo hacer la paz después de una guerra, y tambien cómo mantener relaciones comerciales con ellos.

Pero los volscos, y los ecuos, esas eran tribus, que no se adherían a los métodos de Roma.

No peleaban en falanges, no se atenían a contratos escritos, y solo reconocían una fuerza. La fuerza de la espada.

Pronto veremos cómo éstos volscos se convertirán en el peligro más grande de Roma por un largo rato, hasta que los Samnitas (la gente que vivía en la parte más alta de los Apeninos), hagan su aparición dentro de unos cien años.

[…]

Episodio 17 – El Conflicto Patricio-plebeyo

— “Podemos comparar a las clases sociales de Roma a un cuerpo humano.”

Parece un nuevo tema, pero no es nada nuevo para los romanos: las luchas internas entre clases sociales.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 17 — El Conflicto Patricio-plebeyo.

La semana vencimos a la Liga de los Latinos, en una batalla que duró más allá del mediodía, y nos hemos quedado con hambre y sin comer.

En parte por superstición, legionarios romanos llevaban dos elementos comestibles consigo a todo momento. Pan y olivas. Tambien llevaban agua, pero durante una batalla, agua sería tanto un desperdicio como una incomodidad, así que las olivas tenían que bastar para darle jugo al pan, y ya.

¿He mencionado ya, que los romanos eran súper supersticiosos? Bueno, en caso que no lo dije, aquí va otra de sus supersticiones:

Los romanos consideraban los números pares de mala suerte, y los números impares de buena suerte. En otras palabras, la mitad de los números de un mes no servían para uno casarse, ofrecer un sacrificio al templo de Júpiter, o para comenzar una batalla, un negocio mayor, un viaje largo, o un romance afuera de la casa de uno.

[…]

Pero, bueno, volvamos a nuestra realidad, y al hecho que Roma les ganó a los latinos, y a Tarquinio el Soberbio.

Un año más tarde, Tarquinio se mudará de Clusium, donde el nuevo gobierno después de la muerte de Lars Porsena no simpatizaba ya con sus caprichos. Tarquinio encontró hospedaje en otra localidad etrusca, en la cual vivió un año más, antes de morir. Sin trono, sin mucho dinero, y sin el yerno que fue matado durante la batalla. El nombre de la localidad era Cumae, y Cumae era gobernada por otro déspota llamado Aristodemo.

Y tan pronto como Roma se vió en paz y sin amenazas externas, Roma se vió involucrada en batallas internas.

Todo empezó cuando los legionarios volvieron del campo de batalla y se tenían que enfrentar con las  realidades de sus vidas domésticas. Durante la monarquía, la mayor parte de las batallas que Roma tenia, se desarrollaban en las cercanías de Roma misma, lo que significaba que soldados podían ir a pelear y volver a sus casas en el mismo día.

Esto iba cambiando a medida que las peleas llevaban a Roma más y más lejos de las puertas de su ciudad. Legionarios a veces pasaban le estación entera afuera de Roma, y las granjas, negocios, y talleres sufrían de no tener a nadie quien estaría en cargo de ellas. Demás está decir, que la gran mayoría de estos legionarios eran de origen plebeyo.

Los patricios les ofrecían una solución, pero muchas veces ese remedio era peor que la enfermedad. Para ir en más detalles, Patricios les ofrecían dinero, a ser devuelto cuando los soldados en cuestión pudiesen volver a trabajar en sus granjas o talleres.

[…]

Episodio 16 – La Batalla del Lago Regilo

— “Tengo cinco hijas,” le dijo el gigante.

La hazaña de Cloelia. La despedida de Lars Porsena. La amenaza del lago Regilo. Una amenaza tan seria que Roma instala un dictador para poder sobrevivir sus años de infancia institucional.

Transcripción Parcial del Episodio


Hola, les habla Abel desde Pekín, China. Bienvenidos a mi podcast.

El Cuento de Roma, Episodio 16 — La batalla del Lago Regilo.

La semana pasada estábamos con el asedio de Roma, y como Mucio le dio un susto al rey Porsena, diciéndole que lo iban a matar, tarde o temprano. En vez de quemarlo vivo, Porsena lo dejó en libertad.

Dos horas después, apenas el sol salió, una delegación de etruscos marchaba hacia Roma, bandera estándar en alto, significando paz. Iban a pie, y mantenían un paso continuo. La firma de paz tuvo lugar una hora más tarde.

[…]

Sería un tanto inocente pensar que en aquellos tiempos un tratado de paz se firmaba al igual que hoy, entre digamos, dos naciones.

Si bien paz es paz, y el resultado es el mismo, hubo cosas que eran iguales a como las cosas se hacen hoy en dia, y hubo cosas que eran muy diferentes en aquellos tiempos.

Y el mejor ejemplo de estas diferencias eran rehenes.

Vidas humanas.

Cuando los etruscos ofrecieron hacer paz con Roma, y repito, esto es totalmente de acuerdo a los que historiadores romanos escribieron, no lo que la historia sugiere que realmente pasó, los Senadores y los enviados especiales se reunieron en el Senado romano.

Demás está decir que las noticias de la inminente firma de paz debió haber correr por las calles de Roma más rápido que un fuego de campo seco, con un viento pampero de espalda.

El tratado fue fácil, y la única digamos, difícil condición fue—según los cuentos romanos, que rehenes de ambos géneros fuesen entregados al rey Porsena. Los romanos no pensaron ni un minuto en eso, y de inmediato le entregaron a Porsena un número de jóvenes varones y mujeres, las cuales por tradición debían ser vírgenes, como rehenes por la paz.

Entre los rehenes tambien se encontraba una muchacha Valeria, hija del mismísimo cónsul Publio Valerio Publícola, quien, junto a Marco Horacio Pulvilo, firmo el tratado de paz, y le dio el sello de su anillo, hundido en cera de color purpura, como se hacía en aquel entonces.

En cuanto a la niña Valeria, Porsena le prometió personalmente a Publio Valerio que la cuidará muy bien, en contra de lo que los Tarquinios pudiesen hacerle.

Mientras firmaban ese tratado, los etruscos notaron que Publícola fue herido en la batalla unos días antes, pero las heridas no fueron fatales.

Publio hasta fue capaz de ganar en otra batalla en contra de los Sabinos en el año 506, y otra vez en el año 504 AC.

Como premio, Roma le otorgo una casa en el monte Palatino, de por vida.

Sabemos que en el año 503 AC, Publícola falleció.

Publio Valerio Publícola murió en Roma a una edad no establecida, en relativa pobreza, pero amado por su gente.

El enterramiento de Publícola fue pagado por la ciudad de Roma, ya que su familia no poseía los medios, financieramente hablando. Su cuerpo fue puesto en aquel mismo promontorio a lado del lugar donde el pueblo un dia había sospechado que Publio se quería hacer rey de Roma.

Roma le ofreció luto oficial por un año entero, tal como lo hicieron por Junio Bruto.

Bien. La gente va y viene, y Roma continúa.

Debe continuar, así que nosotros continuamos tambien.

The show goes on.

Mientras el campamento se levantaba y mientras las tropas de Porsena se dividieron en dos frentes, una retornando a Clusium, y la otra enfrentándose a la ciudad latina de Aricia, una joven romana llamada Cloelia decidió que ella no quería vivir la vida rodeada de etruscos, y se escapó.

Se escapó a caballo.

[…]